Seguramente que de pequeños os leyeran el cuento de “La Cerillera”, de Hans Christian Andersen. Una pobre niña, que vendía cerillas para ganarse la vida, muere en la víspera de Año Nuevo debido al frío del invierno sin que nadie