Tras leer el cuento, ¿no se os queda un amargo sabor en la boca? ¡Claro que sí, no vamos a dejar que la Cerillera del anterior post muera sin que nadie la auxilie! Sería omisión de socorro por