No bajes la guardia ante el COVID-19. Usa mascarilla, lávate las manos y mantén la distancia de seguridad.

Sacarosa, ¿potencial analgésico en lactantes?

Lactante

¿Habéis oído hablar del uso de la sacarosa como analgésico en lactantes? En el post de hoy vamos a ver las evidencias bibliografias que avalan o desaconsejan su uso en recién nacidos y lactantes.

Sacarosa como analgésico en lactantes

Los beneficios de la lactancia sobre las terapias invasivas y dolorosas son conocidos desde la antigüedad. Por ejemplo, durante las revisiones de Atención Primaria del “niño sano” son una buena manera de conseguir que la experiencia vacunal no resulte tan traumática para los más pequeños, y también es muy utilizada a nivel hospitalario en las plantas de pediatría. Hay multitud de bibliografía sobre ella, e incluso mi propia experiencia clínica avala este hecho. Por ello dediqué un post en exclusiva a tratar de los beneficios de la lactancia materna y su comparación con la artificial.

De la “Tetanalgesia” a la sacarosa

Sin embargo hoy me gustaría hablar de otro analgésico no farmacológico, la sacarosa. He de decir que desconocía completamente su aplicación sobre los lactantes para paliar el dolor. Me propuse investigar más sobre ella y ver la evidencia científica que refuerza su uso.

El dolor en los recién nacidos se ha constatado desde tiempos de Platón (400 a. C.), sin embargo fue el Dr. Anand quien lo demostró gracias a sus numerosos estudios y abogó por la necesidad de analgesia ya a mediados de los años ochenta.

bebe llorandoRealmente, cuantificar la intensidad del dolor en lactantes es una tarea difícil. Existen estudios metabólicos, hormonales y bioquímicos que demuestran los cambios que se producen ante una experiencia física dolorosa, como la activación del eje hipófiso-suprarrenal, con aumento del cortisol y la aldosterona, la insulina, glucagón y hormona del crecimiento, pero tampoco quiero ahondar mucho. En definitiva lo que quería transmitir con esto es que el dolor en neonatos es real. Inclusive, un dolor prolongado e intenso aumenta la morbilidad neonatal.

Analgesia en Neonatos y Lactantes

Partiendo de ahí, es obvio la necesidad de analgesia en situaciones que se prevean molestas y/o dolorosas. Como he mencionado anteriormente, existen dos vertientes, la farmacológica y la no farmacológica. Centrémonos en la segunda, que es la que nos ocupa, entendiendo como tal las medidas que tienen por objeto la reducción del dolor y que no conllevan la administración de medicación.

ANUNCIO

Analgesia no farmacológica

La analgesia no farmacológica se consigue de diversas maneras, mediante la liberación de endorfinas endógenas, activación de sistemas de neuropéptidos que estimulan los receptores opioides, o simplemente distrayendo al niño del dolor.

¿Qué tipos de analgesia no farmacológica podríamos emplear en lactantes?

Succión no nutritiva

Chupeteo

Contención

Flexión en un “nido” (sábanas enrolladas en forma circular)

Modificación del medio ambiente

Limitar el número de procedimientos, agrupar las manipulaciones, evitar demasiados estímulos (luminosos, ruidos, hambre, frío, etc.), respetar el descanso del recién nacido

Medidas de distracción

Facilitar el contacto con los padres, masajes terapéuticos, musicoterapia, voces suaves, estímulos olfativos.

Amamantamiento

Administración de sacarosa

Esta última es el tema central del post, y he podido localizar bibliografía de reciente actualidad que abala e incluso recomienda su uso. Resulta que es la intervención no farmacológica más estudiada en neonatología.

Estudios sobre sacarosa y su uso en lactantes

sacarosa

He encontrado diversos estudios bastante interesantes y, aunque voy a resumir un poco, os dejaré los links de la bibliografía al final del post por si los necesitáis.

Para constatar cifras, uno de los estudios empleó glucosa al 12% frente a agua bidestilada y contabilizó una reducción del 50% del llanto y mejoría en la recuperación del grupo glucosa frente al grupo agua bidestilada.

Otro estudio empleó glucosa al 24% y contabilizó una reducción del 30% en procedimientos dolorosos menores.

También encontré un metaanálisis realizado por Stevens y cols. junto con una revisión sistemática que abala por completo su uso, indicando la utilización de 0’24 a 0’50g de sacarosa 2 minutos antes de la intervención dolorosa.

Pero sin lugar a dudas el más completo que he encontrado fue una revisión sistemática de la Cochrane que realizaba la comparación de 21 ensayos clínicos de asignación aleatoria y un grupo placebo, y se objetivó una mejor puntuación en la escala PIPP (Premature Infant Pain Profile) en el grupo tratado con sacarosa que en el grupo control.

Hemos podido comprobar que es un método con mucha evidencia a sus espaldas, pero ¿cuál es la manera correcta de administrarla y cómo actúa en el paciente pediátrico?

¿Cómo administrar sacarosa como analgésico en lactantes?

La sacarosa se suele emplear de manera estándar por vía oral y unos 2 minutos antes del procedimiento. Dependiendo de la edad, se administra de 0’1ml en prematuros a partir de las 24 semanas hasta 2ml en recién nacidos a término en soluciones de 24 al 50%.

Mecanismo de acción de la sacarosa sobre el dolor del lactante

succión no nutritiva

Su mecanismo de acción se basa en la liberación de neurotransmisores opioides endógenos (beta-endorfinas) que se activan por el sabor dulce de la sacarosa.
Se establece que por encima de los 6 meses de vida o en procedimientos dolorosos prolongados deja de ser un método analgésico eficaz para el niño. Si se emplea junto con coadyuvantes como métodos de succión, nutritiva o no, y con la compañía de los padres su efectividad se ve aumentada considerablemente.

Resumiendo…

Así que, en resumen, es un método muy estudiado y que tiene buenos resultados en procedimientos cortos a menores de 6 meses de edad, por lo que os animo a emplearlo en vuestra práctica diaria. ¡Nos vemos en el siguiente post sobre Iniciación al Triage!

 

Bibliografía:

1. Lardón Fernández, M. Analgesia y sedación en pediatría. Artículo de revisión. U.G.C. Pediatría. Hospital Clínico Universitario San Cecilio. . Bol. SPAO Granada 2011; 5 (1). Págs. 13 – 24

2. Martínez-Tellería, A; Delgado, J. A; Cano, M. E; Núñez, J; Gálvez, R. Analgesia postoperatoria en el neonato. Rev. Soc. Esp. Dolor, Vol. 9, N.º 5, Junio-Julio. Págs. 317-327. Consultado el día 15 de abril de 2014. Disponible en: http://www.revista.sedolor.es/pdf/2002_05_02.pdf

3. Soriano Faura, J. Analgesia no farmacológica: necesidad de implantar esta práctica en nuestra atención a recién nacidos y lactantes ante procedimientos dolorosos. Evidencias en pediatría. 2010: 6, 72. Consultado el día 18 de abril de 2014. Disponible en: http://www.evidenciasenpediatria.es/files/41-11057-RUTA/72ED.pdf

4. Ettlin, G; Lain, A; Aldao, J; Bustos, R. Eficacia de la sacarosa oral en la analgesia para procedimientos dolorosos habituales en neonatología. Arch Pediatr Urug 2006; 77(3). Págs. 250-256. Consultado el día 18 de abril de 2014. Disponible en: http://www.sup.org.uy/Archivos/adp77-3/pdf/adp77-3_7.pdf

5. Blas, E. M; Hoffmeyer, L. B. Sucrose as an analgesic for newborn infants. Pediatrics. 1991; 87(2)

Photo by Zeeyolq Photography, threerabbits, klevo!, Joe Shlabotnik

Diana
Enfermera interesada en la difusión del conocimiento mediante las tecnologías 2.0. Actualmente Enfermera en Clínica Universidad de Navarra (CUN-Madrid). Anteriormente Atención primaria.