Coronavirus: Equipos de Protección Individual

Todos los profesionales sanitarios deben saber usar los equipos de protección individual contra el COVID-19, aprende cómo en este post.
EPI

Aprende o repasa cómo vestirse y desvestirte si tienes que asistir a un paciente con COVID-19.

España en estado de alarma

Debido al pico de infecciones por coronavirus, el presidente Pedro Sánchez aplicó durante el fin de semana el Estado de Alarma, recogido en el capítulo cuarto de la Ley Orgánica 4/1981, del 1 de junio (BOE). Ese capítulo expone, textualmente, que el Gobierno, en uso de las facultades que le otorga el artículo ciento dieciséis, dos, de la Constitución podrá declarar el estado de alarma, en todo o parte del territorio nacional, cuando se produzca alguna de las siguientes alteraciones graves de la normalidad:

  1. Catástrofes, calamidades o desgracias públicas, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud.
  2. Crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves.
  3. Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad, cuando no se garantice lo dispuesto en los artículos veintiocho, dos, y treinta y siete, dos, de la Constitución, concurra alguna de las demás circunstancia o situaciones contenidas en este artículo.
  4. Situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad.

Queda claro que el COVID-19 se ha convertido en una pandemia, por lo que se hace necesaria la aplicación de otro punto de esa misma ley, el artículo 11:

Con independencia de lo dispuesto en el artículo anterior* (artículo 10 – sanciones por el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la Autoridad competente), el decreto de declaración del estado de alarma, o los sucesivos que durante su vigencia se dicten, podrán acordar las medidas siguientes:

  1. Limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos.
  2. Practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias.
  3. Intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados.
  4. Limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad.
  5. Impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción afectados por el apartado d) del artículo cuarto

Por segunda vez en la historia de España se ha decretado el estado de alarma. La primera activación ocurrió en el año 2010 durante la legislatura del ex-presidente Jose Luis Rodríguez Zapatero con motivo de la huelga de controladores aéreos.

Esta vez es distinto. Nuestro enemigo es muy pequeño, diminuto, invisible al ojo humano pero de gran virulencia y en ocasiones letal.

ANUNCIO

Coronavirus, la amenaza invisible

En Enero de este año, el Director general de la OMS declaró el brote de nuevo coronavirus 2019 (nCoV) en la República Popular de China una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII).

Una ESPII se define en el Reglamento Sanitario Internacional de 2005 como “un evento extraordinario que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a causa de la propagación internacional de una enfermedad, y podría exigir una respuesta internacional coordinada”.

Esta definición implica que la situación es:

  • Grave, inusual o inesperada.
  • Tiene implicaciones para la salud pública que van más allá de las fronteras del Estado afectado.
  • Puede necesitar una acción internacional inmediata.

Desde la entrada en vigor del RSI (2005) en junio de 2007, se han declarado 5 ESPII:

  • La gripe pandémcia A (H1N1); 25 abril de 2009.
  • La diseminación internacional del poliovirus salvaje; 5 mayo de 2014.
  • La epidemia de enfermedad por el virus Ébola en África Occidental; 8 agosto de 2014.
  • El conglomerado de casos de malformaciones congénitas y otros trastornos neurológicos en
    relación con el virus del Zika; 1 febrero 2016.
  • La epidemia de enfermedad por el virus Ébola en la República del Congo; 18 octubre de 2019.

Cada una con características diferentes por su gravedad, su diseminación global, sus implicaciones humanitarias, la capacidad y modos de transmisión, las medidas de control disponibles, su impacto sobre los sistemas sanitarios, ya fueran asistenciales o de salud pública, y la percepción de riesgo por parte de la población y los profesionales.

Tras la reunión del Comité de Emergencias, el Director general de la OMS declaró a 30 de enero de 2020 la 6ª ESPII, el brote de nuevo coronavirus 2019 (nCoV) en la República Popular de China.

China, origen del COVID-19

El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas identificaron como agente causante del brote un nuevo tipo de virus de la familia Coronaviridae que posteriormente ha sido denominado SARS-CoV-2.

Los coronavirus son miembros de la subfamilia Orthocoronavirinae dentro de la familia Coronaviridae (orden Nidovirales) que causan infección en los seres humanos y en una variedad de animales, incluyendo aves y mamíferos como camellos, gatos y murciélagos. Se trata de una enfermedad zoonótica (transmisión de animal a humano). Los coronavirus que afectan al ser humano (HCoV) pueden producir cuadros clínicos que van desde el resfriado común con patrón estacional en invierno hasta otros más graves como los producidos por los virus del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (de siglas en inglés, SARS) y del Síndrome Respiratorio de Oriente Próximo (MERS-CoV).

Transmisión del coronavirus

La vía de transmisión se produce a través de las secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras (capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros) y las manos o los fómites contaminados con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos. El SARS-CoV-2 se ha detectado en secreciones nasofaríngeas, incluyendo la saliva.

No se sabe a ciencia cierta el tiempo de supervivencia de SARS-CoV-2 en el medio ambiente. Los coronavirus humanos pueden permanecer activos en superficies inanimadas hasta 9 días, sin embargo a temperaturas ≥30ºC la supervivencia es más corta. Se estima que la supervivencia del SARS-CoV es de varios días y la del MERS-CoV >48 horas a una temperatura ambiente promedio (20°C) en diferentes superficies. Los coronavirus humanos se inactivan de forma eficiente en presencia de etanol al 95% o de hipoclorito sódico en concentraciones superiores al 0.1%, de ahí la importancia de la higiene de manos con jabón y soluciones hidroalcohólicas.

Periodo de incubación y sintomatología del COVID-19

El periodo de incubación medio es de 5-6 días, con un rango de 1 a 14 días. El tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica. El tiempo entre el inicio de síntomas hasta la instauración de síntomas graves como la hipoxemia es de 1 semana, y de 2-8 semanas hasta que se produce el fallecimiento.

En el informe de la misión de la OMS en China se describen los síntomas y signos más frecuentes 55.924 casos confirmados por laboratorio, que incluyen:

  • Fiebre (87,9%)
  • Tos seca (67,7%)
  • Astenia (38,1%)
  • Expectoración (33,4%)
  • Disnea (18,6 %)
  • Dolor de garganta (13,9%)
  • Cefalea (13,6%)
  • Mialgia o artralgia (14,8%)
  • Escalofríos (11,4%)
  • Náuseas o vómitos (5,0%)
  • Congestión nasal (4,8%)
  • Diarrea (3,7%)
  • Hemoptisis (0,9%)
  • Congestión conjuntival (0,8%)

Detección del coronavirus

Mediante la técnica de RT-PCR se ha observado que los infectados presentan en su mayoría una alta carga viral (entre 104 y 108 copias de genoma/ml por muestra nasofaríngea o de saliva). El virus se detecta, por lo general, desde el inicio de los síntomas, alcanza su pico máximo entre los días 5 y 6, y mayoritariamente baja significativamente o desaparece sobre el día 10. No obstante, en algunos casos se han detectado cantidades pequeñas de virus hasta 21 días después del inicio de síntomas. Esta elevada carga viral en nuestras clínicas es uno de los factores que probablemente influye en la alta transmisibilidad de este virus.

Tenemos a nuestra disposición mucha información reglada por diversos organismos para poder conocer y aprender sobre este patógeno, como la que ofrece la OMS. Aprender de nuestro enemigo es importante para poder vencerlo.

Sin embargo, esta lucha no es nueva para nosotros, sanitarios de todo el mundo, ya que estamos acostumbrados a luchar 24 horas, 7 días a la semana y 365 días al año (a veces incluso 366) contra microorganismos de todo tipo. Esta lucha bien puede asemejarse a la de otro virus muy conocido como es la gripe pero con ciertas diferencias: mientras que para ella sí tenemos vacuna, con el coronavirus sólo podemos emplear medidas de prevención.

Medidas de prevención contra el coronavirus

Aunque a algunos les cuesta entender, estas medidas tienen una base importantísima a la par que simple:

#QuédateEnCasa

Este movimiento pretende concienciar a la población de la necesidad de aislamiento domiciliario para contener el brote. Como ya han explicado en los medios de comunicación, si no hay contacto físico o cercano entre personas, la transmisión directa es casi nula.

Resaltan también otras medidas como la higiene de manos, la cual frenará la posible transmisión del virus mediante objetos o fómites, o la de restringir las salidas del domicilio tan solo para casos de fuerza mayor, como el abastecimiento o dejar a los animales de compañía hacer sus necesidades.

#YoNoPuedoQuedarmeEnCasa

Si eres sanitario igual que yo, este es el momento de dar el 100% contra el coronavirus. Nosotros no podemos quedarnos en casa, ya que nos toca asistir a la población enferma, bien por patologías comunes, bien porque hayan contraído el virus.

En el anterior post ¿Qué es enfermería?, conté qué es ser para mi enfermera. Los del gremio lo sabemos, somos de una pasta especial, estamos hechos para ayudar y nos crecemos ante la adversidad. Aunque muchas veces no estemos valorados ni reconocidos como se debe tanto social como laboralmente hablando, nunca dejaremos de luchar a pie de cama.

Equipos de Protección Individual

Todo buen guerrero necesita una armadura para entrar en batalla, y en nuestro caso saber cómo ponerla adecuadamente es esencial. Los Equipos de Protección Individual o EPI son de primera necesidad en el contacto con pacientes potencialmente infectados, por lo que es un derecho poder disponer de ellos para llevar a cabo nuestra labor sin riesgos y nuestro deber saber cómo emplearlos correctamente.

Según recoge el documento técnico del Ministerio de Sanidad “Manejo clínico de pacientes con enfermedad por el nuevo coronavirus (COVID-19)”, actualmente se cree que la transmisión de la infección se produce por gotas y por contacto con material contaminado por ellas con mucosas. Por ello, el personal que tome las muestras clínicas, atienda a casos en investigación, probables o confirmados o las personas que entren en la habitación de aislamiento deberán llevar un Equipo de Protección Individual (EPI) para la prevención de infección por microorganismos transmitidos por gotas y por contacto que incluya bata de protección, mascarilla, guantes y protección ocular anti salpicaduras.

Aunque por el momento no existe evidencia de transmisión aérea, se recomienda como medida de precaución la utilización de mascarilla con una eficacia mínima de filtración equivalente a FFP2. Es especialmente importante asegurar el buen funcionamiento y sellado adecuado de las mascarillas de protección respiratoria utilizadas.

Además el personal ha de cumplir una estricta higiene de manos antes y después del contacto con el paciente y de la retirada del equipo de protección individual (bata de protección, mascarilla, guantes y protección ocular anti salpicaduras).

Estamos luchando contra algo que no vemos, por lo que un error puede costar caro. Me gustaría que echarais un ojo, ya sea para repasar, aprender o refrescar conceptos a los siguientes vídeos, que tanto compañeros del cuerpo SAMUR  – Protección Civil Madrid como de la Clínica Universidad de Navarra se han preocupado de grabar y difundir.

Os pido difusión para que evitar que algún compañero pueda cometer un error si tiene que asistir a un paciente potencialmente infectado o en ingresos bajo aislamiento.

EPI en aislamiento hospitalario

EPI Extrahospitalario – Vestido

EPI Extrahospitalario – Desvestido y Retirada

Contacto con pacientes potencialmente infectados

Desinfección de material y superficies

Concienciación

Al final es la medida principal, si no nos concienciamos y concienciamos a los demás sobre la peligrosidad de esta situación, no podremos salir adelante.

No podemos ganar solos, hay que hacerlo unidos y es importante proteger a nuestros familiares y amigos más vulnerables. Debemos dejar claro a quienes nos importan de verdad la necesidad de seguir al pie de la letra las recomendaciones de higiene y confinamiento. Por el bien de todos.

Saldremos adelante, y lo haremos porque ante todo somo Profesionales Sanitarios.

¡¡Mucho ánimo compañ[email protected]!!

Bibliografía:

  1. Fernández Bretón, E; García-San L; Rodríguez-Alarcón, M; Monge Corella, S; Parra Ramírez, L; Pérez Olaso, O; Ortega Torres, A. et al. INFORME TÉCNICO: Enfermedad por coronavirus, COVID-19. Actualización 06 de marzo 2020. Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Ministerio de Sanidad. Consultado el 14 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/20200306_ITCoronavirus.V2.pdf
  2. Valoración de la declaración del brote de nuevo coronavirus 2019 (n-CoV) una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII). Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Ministerio de Sanidad. Consultado el 14 de Marzo de 2020. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Valoracion_declaracion_emergencia_OMS_2019_nCoV.pdf

Fuentes de SAMUR – PC y Clínica Universidad de Navarra

Diana
Enfermera interesada en la difusión del conocimiento mediante las tecnologías 2.0. Actualmente Enfermera en Clínica Universidad de Navarra (CUN-Madrid). Anteriormente Atención primaria.