Hoy me gustaría continuar con la saga de post sobre los vendajes, ya que en el anterior post sobre ello que podéis visitar aquí nos quedamos a medias. Vimos en qué tipos de situaciones estarían indicados