Hoy quiero hablar de un tema relacionado con una noticia de reciente actualidad, el caso del niño británico Ashya King, aquejado de un tumor cerebral, que ha levantado revuelo por la decisión paterna de abandonar el Hospital General